Hasta siempre

Ayer por la tarde moría Hugo Chávez Frías, uno de los hombres a los que más he admirado y querido.
Murió, después de mucho tiempo de lucha, víctima de un cáncer, para mi y para muchos, de dudosa procedencia.
Murió rodeado de su familia y bajo el abrazo de todo su pueblo, ese por el quien él lucho hasta su último día.
Venezuela, Latinoamérica, y todos en general, le debemos mucho a este hombre.
Nos ha enseñado que es posible llevar a cabo un proyecto de país basado en la justicia social, basado en lo público, dando cabida aun así a lo privado. Un país que realmente anteponga el bienestar de sus ciudadanos a cualquier otro interés particular.
Nos ha enseñado el significado de honradez, de valentía, de lucha, de dignidad, de fuerza, de justicia, de integridad, de amor, de empatía, de coraje.
Yo, desde aquí, y a pesar de todas las dificultades (porque la campaña de desprestigio que se ha efectuado sobre él ha sido brutal), he alcanzado a ver todo eso de manera nítida.
He visto a un hombre BUENO, valiente, justo, tremendamente inteligente y culto, que no se ha dejado chantajear ni intimidar por nadie, que no ha vendido a su pueblo, ni su país.
Nos ha dejado a muchos una marca imborrable.
Chávez ha hecho historia, ha dado una continuidad real y tangible al proceso Bolivariano, cosa que parecía completamente imposible en este mundo nuestro.
Ha demostrado que otro mundo es posible, y nos lo ha enseñado.
Desde aquí, desde el otro lado del mundo, necesito agradecerle a este gran hombre su precioso legado.
Nos ha dejado un ejemplo a seguir, a muchos de nosotros nos ha hecho mejores personas y nos ha dado una lección de vida.
Hugo Chávez vivió su vida con pasión y determinación. Y no murió anoche, porque él y su lucha han quedado grabados en todos nosotros. Yo también soy Hugo Chávez.
Por todo eso, y por mucho más, Gracias, y hasta siempre, comandante.

Deja un Comentario

Tu Correo no ser publicado Los Campos Marcados son Necesarios *

*